En el kiosco

Un niño entra en un kiosco corriendo y grita:

- ¡Un refresco por favor, un refresco por favor, un refresco por favor!

- No me grites que no estoy sordo, ¿qué galletas quieres?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada