y llega el nuevo hermanito!








Un bebé en casa puede causar una fuerte reacción en tu hijo mayor. Con el nuevo miembro de la familia llegan los celos, las llamadas de atención e incluso se produce un ligero retraso en el desarrollo de su conducta. En esta etapa tu niño necesitará mucho cariño y una mayor dosis de comunicación contigo para aceptar la nueva situación.



La llegada de un nuevo bebé es un momento muy feliz para los padres, pero puede convertirse en un problema cuando no están preparados para afrontar los celos del mayor. Al cansancio, estrés y continua atención que requiere un recién nacido hay que sumarle la necesidad de afecto que necesitará su hermano mayor al verse relegado de su papel de hijo único. Y es que, los celos infantiles afectan aproximadamente al 90 por cierto de los niños.



¡Mamá, házme caso!



Los celos son una reacción temporal que ayuda a que el niño se adapte a una nueva situación. Según el psicólogo Juan Manuel Ortigosa, autor del libro Mi hijo tiene celos, se trata de una de tantas conductas evolutivas del niño que ya pasará. Sin embargo eso no quiere decir que no se tenga que ayudar al pequeño a superar la situación. Los celos implican un período de estrés y sufrimiento que se traduce en una alteración emocional y de comportamiento.



El niño realmente sufre, y es necesario derrochar cariño con él. Los celos son a menudo producidos por los propios padres, que no saben manejar la situación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada