05 La cajita de porcelana y la nota

Pero esta vez, ¡oh, sorpresa!, el dientecito ya no estaba debajo de su almohada. Su amado Ratón Pérez le dejó una cajita hermosa de porcelana blanca con forma de dientecito. Y no sólo eso sino también una nota.


“No sabía que los ratones iban a la escuela” – se dijo.

Cuidadosamente toma la nota primero. Estaba escrita en un fino papel de queso y temía quebrarla. Una letra de ratón hermosa y prolija sobresalía de ese mágico papel que Fito no conocía.

La nota decía:

“Querido Fito. Sé cuál es tu sueño y quiero hacértelo realidad.”

Fito cayó de la sorpresa sobre la alfombra mullida de su dormitorio y pensó:

“No sabía que era adivino también. “

Cuidadosamente retiró los pedazos de la lámpara rota y siguió leyendo.

“Sigue estas instrucciones.

Mañana a las 12 horas en punto busca la parte más suave del césped de tu jardín.

Lleva allí tu almohada y con tus dos manos, una a cada lado, toma sus puntas y mira hacia el cielo.

Verás el arco iris brillante y majestuoso como siempre, y con forma de cuevita de ratón pintada de los siete colores más refulgentes y hermosos de este mundo.

Sólo míralo, sonríele y él sabrá qué hacer.

Querido amigo Fito, ¡te espero en Dientileche!

Te quiero mucho.

Tu amigo, Ratón Pérez.

PD: Abre la cajita de porcelana blanca que te dejé como regalito y tráela contigo. Te será muy útil en Dientileche. ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada